jueves, 22 de marzo de 2012

Hoy es el Día Mundial del Agua y por este motivo os dejamos el poema ganador y los finalistas del I Certamen Internacional de Poesía "Versos que calan". Esperamos que los disfruteis.


LETANÍA DEL AGUA
Alberto Morate

“Ya vendrá un día
en que libertaremos
la luz y el agua”
Pablo Neruda

No hay días sin lágrimas en este desierto de humanidad
mal llamada,
hay amor, -¡ay! amor-,
que se cuela por las grietas de la sequedad del alma

Un día en el planeta Tierra hubo
vida, armonía, belleza, gracia, amaneceres reflejados, destellos de rayos
que nunca se ahogaban,
sonrisas de horizontes, esperanzas, estrellas rutilantes
en el océano sideral de nuestras cabezas,
hubo árboles, montes, valles, tiempos de risas
y cantos de la piel que salían de las entrañas

Antes había agua

Manantiales, ríos, mares que sólo se enfurecían
por un mal despertar o una mala noche pasada

Había lluvia,
que sin ser pura, era esencia de nuevas miradas,
había partos con dolor,
pero también sonrisas de esponjas empapadas,
la historia se escribía en minutos,
se medía en silencios, se bebía a bocanadas,
los caños de los arroyos arrastraban glorias,
palpitaciones, afectos, rumor de versos dichos en voz baja,
la naturaleza ardía avergonzada
cuando los intereses se anteponían a las emociones

El agua se sabía clara

Pero llegó el hombre con sus ansias de abarcar más,
quiso colonizar la selva, trepar a la montaña
con motores de gases omnívoros,
construir en las explanadas, tapar las acequias, asfaltar los jardines
para no perder el tiempo en regar las plantas,
no supo estarse quieto,
no supo retroceder ante una batalla que él mismo había iniciado,
y vencer era perder,
y cuando quiso darse cuenta,
la nieve estaba en cámaras,
los glaciales eran lenguas arrasadas,
las nubes estaban asustadas,
los lagos agujeros de bala,
los ríos cicatrices en una piel deshidratada,
los mares eran males,
pues salían hilillos de alquitrán de sus entrañas,
los manantiales ya no manaban nada,
sólo quedaba la saliva,
y estaba envenenada

Antes el agua salía de la tierra, ahora sale de una fábrica

El setenta por ciento de nuestro cuerpo ahora
es bilis estancada

El agua de hoy son lágrimas saladas
que resbalan por las mejillas del mundo preguntando a cada paso
¿me amas?

Los animales abrevan en el rocío de la mañana
convertido en un gel frío con proteínas insaturadas

El agua es vidrio,
cristal que corta las gargantas,
me hiela el corazón tanta prepotencia acumulada
que estallará en una ola de desolación si no le ponemos
diques de contención del llanto,
salvavidas de sonrisas congeladas,
sólo quedarán restos del naufragio de una tierra destrozada

Ya no es sólo un milagro caminar sobre las aguas,
es un acto heroico conservarla

Agua serena que te ofuscas contra los arrecifes,
no dejes que te atrapen redes de plástico futuro

Agua de nubes que no lloran por vergüenza,
no entres en las cajas de la tristeza

Agua corriente extraordinaria de montañas conquistadas
serpentea como las culebras y viaja libre
hacia el corazón de la tierra para enfriarlo de odios,
de guerras y desgracias.


SARA SOÑÓ UNA GOTA
Mª. Jesús Abellán Madrid

Sara abrió sus grandes ojos de agua.
Abrió sus ojos, sus ojos de agua.
Abrió. Miró.
Grande. Más grande. Miró el televisor.
Mujeres pequeñas, menudas.
Mujeres grandes, gordas, flacas.
Mujeres de colores
buscando, cargando, sembrando agua.
Mujeres-nube, pensó.
Mujeres-aguacero, mujeres-río,
mujeres para una tierra
de venas secas,
de manos vacías,
de alma sedienta.
Sara probó a cerrar un ojo.
Después el otro.
Cerró sus dos ojos de agua
apretando fuerte,
deseando fuerte,
soñando con todas sus ganas.
Primero un brillo,
después un delicioso
sabor a nada,
un olor a nada,
una transparencia blanca
y la certeza de que allí estaba
pequeña,
temblando,
titilando,
mojando...Sara había soñado
su primera gota de agua.
Para no asustarla
no quiso abrir los ojos,
para no alejarla
no acercó sus dedos,
para no perderla
apenas la rozó con los labios,
la rozó apenas,
la besó apenas,
le dijo, apenas, vuela gota,
vuela donde hagas falta,
riega los campos,
despierta a las cosechas,
siembra la vida y las ganas.
Pinta de verde las orillas,
dibuja un río, colorea un lago,
vuela gota, mi gota,
mi pequeña gota de agua.
Busca a tus compañeras
y sé más fuerte.
Busca a todas las gotas soñadas
y baña la tierra,
salta en los charcos,
llueve esperanza,
derrama esperanza.
Regala, gota, mi gota, la dicha de hoy
y las sonrisas de mañana.




VERSOS QUE CALAN
Vicente Ignacio Sánchez Rodríguez

Versos que calan
que calan como el agua.
Versos que calan
en lo más profundo del  alma.
Versos que calan
como agua cristalina.
Versos con amor ,
de la Madre Tierra
que es fecundada por
por el agua de vida
Agua que fluye.
Agua que emana.
Agua para beber
cada mañana.
Versos que calan…
Versos que hermanan
con aquellos
que no tienen nada.
Pobres … tan pobres…
Que por no tener
no tienen ni agua.
Agua que usamos.
Agua que tiramos.
Agua que malgastamos.
Ensuciamos y contaminamos.
Agua que derrochamos
y que tan poco valoramos
mientras hay quien no tiene
ni para lavarse las manos.
El derecho a beber
es un derecho a tener.
Y no olvidemos
aunque no lo queramos ver
que en otros lugares del mundo
hay pueblos enteros
que se están muriendo  de sed.




EL AGUA Y LA TIERRA
Mª. Ángeles Fernández Jordán


El agua informe de mi alma
se expande por las ciénagas,
y sigue indiferente sin parada
por el reloj de arena
de las cambiantes dunas;
senos en los desiertos de esta esfera.
No ciega
el agua las paredes de los ríos,
ni se ciega la hieba,
se limpian como pulcros coladores
pacientes en la espera,
porque el agua no duda
jamás en ser doncella,
cristalina finura,
estilizada hondura siempre bella.
Sobre la mar y el lago,
y sobre los riachuelos entre peñas,
se filtra y estremece
la espesa litosfera,
generando la vida
entre las duras simas y canteras.
Sobre la tierra, en fango
asciende a algodonales cordilleras;
nubes de luz y encanto
en el aliento manto troposfera.
Sea nieve, o sea la niebla,
o la cálida lluvia que la lleva,
se filtra y estremece hasta los filos
de las altas estrellas,
porque el agua no duda,
jamás en ser doncella.
No importa que se manche o se repudie,
o que nadie la quiera;
que persistentes tratos menoscaben
su ser por las cloacas de miseria,
miserables maltratos,
desprecios que mancillan y espolean,
que su ser no se achica:
trabaja y se depura sus bacterias.
Porque el agua no duda
jamás en ser doncella,
y su alma es de mujer límpida y pura
en el planeta vivo de La Tierra.




 VIEJO SENDERO
Charo Herráez del Olmo


No estoy sola en estos parajes
No necesito a nadie
Nadie que atenúe el murmullo del río
Nadie que la tierra arañe

Elegí la soledad para escuchar
sonidos de antigua libertad
de murmullo claro,… escuchar, escuchar

Soledad para observar
paisajes no rotos de botas,
botas presurosas de una devastadora y cruel
                                                       humanidad


Viajó el agua conmigo desde los comienzos de mi comienzo
Desde los comienzos del pensamiento
Encontré la tierra en su origen en manos del labriego
del pastor, del lugareño
                             …los que la saben paladear
Encontré respeto en sus pasos
Plegarias de agua, para sus campos
Plegarias de cosechas de pan en sus huertos


Retomo el camino infantil, el de mis padres, mis hermanos
El de mis abuelos
Y con su recuerdo, su alegría, su esfuerzo, su sed de agua
su tacto de tierra, retomo una y otra vez…
… el viejo  sendero



                     

{ 2 comentarios... read them below or Comment }

  1. Muchas Felicidades, tanto para el ganador del certamen como para todos los participantes, y sobre todo para Verbalina, Poetap y Prosalus.
    Tambien en especial a Ruth y su "poetiso consorte" sin quienes estas iniciativas no serian posibles.
    Besos y abrazos con sabor de mazapan toledano.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena. Son muy bonitas. Besos desde Zgza en una mañana fresca de la recién estrenada primavera.

    ResponderEliminar

- Copyright © Poetas de la Tierra y Amigos de la Poesía (POETAP) - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -